domingo, 4 de abril de 2021

TEATRO MEDIEVAL III

 ESCENOGRAFÍA

Las primeras representaciones religiosas tendrán por escenografía los elementos propios del culto unas veces utilizándolos según su propio uso y otras dotándoles de un valor simbólico: el velo que cubre la cruz hará de sudario, las criptas de sepulcros, los púlpitos de lugares relevantes para situar dignidades o apariciones….
Poco a poco se fueron introduciendo otros elementos: cunas para el niño, algún pesebre de madera….. Se llegó a instalar algún tabladillo para hacer las representaciones a un nivel que diera buena visión al público.


Mención aparte merece el alarde escenográfico de algunas de estas representaciones:

  • como el Arcaceli o arca del cielo, verdadero ascensor que, a través de un complejo sistema de poleas y de cuerdas, permite bajar y subir una plataforma desde la cúpula central de la iglesia.

 

  •  la Granada, otro aparato que posibilita abrir en partes proporcionales, como si de gajos se tratara, un dispositivo que deja ver en su interior determinadas figuras.


Estos artilugios se conservan en la actualidad en Elche en su “Misteri”, que sigue siendo representado en festividades señaladas.

Como ilustración de la preocupación escenográfica encontramos un documento con recomendaciones escenográficas para la representación del texto “El Juego de Adán”, escrito en Normandía o en el sur de Inglaterra a finales del XII, Este texto consta de una serie de escenas bíblicas, al hilo de un sermón de San Agustín: tentaciones de Eva por la serpiente, asesinato de Abel, desfile de profetas anunciando la venida de Jesucristo...:

“-Constrúyase el paraíso en un lugar bastante elevado;
-Que cortinas y telas de seda lo rodeen a una altura tal que los personajes que en él estén puedan ser -istos por encima de los hombros;
-En él se entrelazarán flores olorosas y ramas de abundante hoja;
-Que contenga diversos árboles de los que pendan frutos, de modo que el lugar parezca de los más agradables.
-Venga luego el Salvador envuelto en una dalmática, y delante de él estén colocados Adán y Eva;
-Adán cubierto con una túnica roja, Eva con vestido de mujer blanco.”

Esta ampliación de la escenografía fue uno de los factores que sacó la representación fuera del templo.
Al complicar las tramas hubo que solucionar el problema de representar acciones que sucedían en lugares diversos.


El teatro francés adoptó los decorados simultáneos. Su ubicación llegaban a ocupar hasta sesenta metros lineales y los espectadores se desplazaban de uno a otro escenario aunque, en ocasiones se adoptó la solución de colocarlos de forma circular y así el espectador solo tenía que cambiar el punto de vista sin necesidad de desplazamiento.


Estos escenarios recibían el nombre de MANSIONES. Lo habitual, como queda dicho, es que se colocaran una al lado de la otra, pero cuando había problemas de estrechez de espacio también se situaban una encima de otra hasta tres alturas. En cualquier caso, una de ellas, el Paraíso, debía ocupar siempre una región más elevada.


Las mansiones más importantes eran: El Paraíso, el Infierno, el Limbo y el Purgatorio
El Paraíso era la mansión principal, la de más rica presencia. En él debían abundar flores, frutos y animales, y no podía faltar, en su centro, el Árbol de la Vida.


El infierno, como opuesto al Paraíso, también estaba revestido de gran dignidad. Constaba de tres elementos: una torre fortaleza, un pozo al que Jesús -o el alma de Jesús- arrojará a Satán y una entrada, generalmente en forma de garganta monstruosa que se abría y se cerraba para dejar paso a los demonios. Había animales horribles, especialmente una gran serpiente.
El limbo y el Purgatorio poseían velos transparentes para que el público pudiera ver las almas.


Otras mansiones eran: las casas y palacios de personajes nobles, el cenáculo, el monte de los olivos, la sala de la flagelación, etc.


La escenografía se fue complicando hasta límites insospechados, dentro de los límites técnicos de la época; téngase en cuenta que había que representar, no solo alegorías, sino lugares tan complicados como el paraíso, el cielo, el infierno, y personajes sagrados, hasta al mismo Dios.
Un elemento escenográfico importante en muchas mansiones eran las cortinas que tenían un doble uso: como elemento decorativo y para cerrar la mansión cuando en ella no había acción con lo que facilitaban al público el seguimiento del espectáculo.


Se recreaban animales de todos tamaños y especies, algunos con movimientos mecánicos. Se utilizaban  cuerdas y poleas para el vuelo de aves, ángeles, nubes, estrella de los magos...


El agua se utilizaba en ocasiones a raudales. También el fuego era real consumiendo alcohol o aguardiente.
Disponían de máquinas especiales para reproducir truenos y, por supuesto, el escenario estaba lleno de trampillas para producir apariciones y desapariciones.
Está documentado un elemento escenográfico consistente en un trapo rojo para separar en dos partes un escenario que representaba al mar Rojo. Después de rasgarlo se lanzaba sobre los egipcios para sugerir que eran engullidos por el mar.

Más adelante las mansiones se convirtieron en carrozas. Estas eran unos escenarios móviles montados sobre carromatos que se desplazaban por la ciudad (precedente de los “pasos” procesionales y de las carrozas festivas).

MIS FUENTES:
https://docs.google.com/document/d/1Ik0PGzqNDvC7Fio2kE1EpNWNS-5mc-lOOWVa2tsm5vo/edit
http://www.nicolacomunale.com/teoria.escenica/his_teor_esc.html#1
https://www.facebook.com/FernandoandBriksleis/posts/226032627538077
http://es.scribd.com/doc/49298404/26/TECNICAS-DEL-TEATRO-MEDIEVAL
http://tmedival.blogspot.com.es/
http://recursos.educarex.es/escuela2.0/Lengua_Castellana/teatro/medieval/generos/generos.htm
HISTORIA BASICA DEL ARTE ESCENICO (CESAR OLIVA , CATEDRA, 2005)

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario